23
Abr
2013

Cosas que nos hacen sentir viejos, los 90 (I)

Nueva sección y colaborador, para la primera entrega vamos a referirnos a una serie de los 90 de gran valor icónico para toda una generación: El Príncipe de Bel Air.

Originariamente, la serie se emitió  en los 90, desde 1990 hasta 1996 (si bien las reposiciones fueron constantes durante toda la mencionada década de los 90), con lo que podríamos comenzar diciendo, a modo de calentamiento, que la gente que este año finaliza su grado en la universidad ni siquiera había nacido cuando se estrenó la serie, o que la gente que empezarán su grado en septiembre apenas eran recién nacidos cuando ésta emitió su último episodio. También podemos aludir a la reunión del plantel que se hizo hace un par de años. Sin embargo, creo que hay otros datos que pueden resultar incluso más dolorosos. Veamos:

Momento WTF de manual.

Momento WTF de manual.

Sí, amigos. Will Smith nació en 1968, con lo que va caminito de los 45 años. James Avery (actor que daba vida al Tío Phil) nació en 1948, con lo que, si tenemos en cuenta que la serie se estrenó en 1990, estaba a punto de cumplir los 42 al estrenarse ésta. No obstante, no podemos perder de vista que, como suele pasar en las series sobre adolescentes, Will Smith estaba bastante talludito ya en aquellos principios de los 90 para la edad que supuestamente tenía su personaje (con 22 años y en el instituto, como que huele un poco), de modo que no era tan joven entonces como podíamos pensar.

¿Yo en el instituto? ¿A mis años?

¿Yo en el instituto? ¿A mis años?

Junto a este hecho, hay otros factores atenuantes como la calvicie de James Avery y el bigote que lucía al principio (sustituido por barba completa después), que son de esas cosas que a un hombre le echan unos cuantos años encima, más aún si la caracterización del personaje así lo pretende. En contraste, Will Smith, además de envejecer de un modo notablemente benigno, sigue cultivando una imagen jovial y juvenil.

Aproximadamente la misma edad, aunque parezca mentira.

Aproximadamente la misma edad, aunque parezca mentira.

Probablemente, alguno haya respirado con cierto alivio al sentir que estas circunstancias disminuyen un poco la sensación de WTF. Pero, como diría el gran Bugs Bunny, no se vayan todavía, aún hay más. Y es que ahora toca hablar de Ashley, esa niñita encantadora que cautivaba con su mononidad infantil en las primeras temporadas de la serie.

La pequeña Banks antes de dar el estirón.

La pequeña Banks antes de dar el estirón.

Ella es de 1979, con lo que en la actualidad tiene 34 años. Pues bien, ésa es exactamente la misma edad que tenía Janet Huber, la Tía Vivian original, al iniciarse la serie, puesto que dicha actriz es nacida en 1956, de modo que también sumaba esos 34 años allá por ese primer año de la década de los 90 en el que comenzaba la serie.

Tía Vivian, antes del disimulado cambiazo.

Tía Vivian, antes del disimulado cambiazo.

Por si todo esto no es suficiente, ¿os acordáis de ese hijo inesperado que tenían Vivian y Phil bastante al final de la serie y que se llamaba Nicky? Pues bien, esa criatura cumplirá a finales del presente año el cuarto de siglo.

Yo también fui un niño repelente televisivo.

Yo también fui un niño repelente televisivo.

Para terminar y actualizando el post, os dejamos la reunión, que tuvo lugar en la BBC, de tres de los personajes de esta famosa famosa serie.

Pues asín está el tema, señores.

A %d blogueros les gusta esto: