10
Oct
2013
Recopilación de cámara oculta de Japón

Cámara oculta: Japón wins

En el mundo de las bromas con cámara oculta, Japón es el ganador con mucha diferencia y para comprobarlo te dejamos una recopilación con las mejores bromas

Recopilación de cámara oculta de Japón

Cámara oculta de Japón por Demian

A raíz de un vídeo que se ha viralizado en los últimos días (y que resultó ser una campaña publicitaria de Carrie, el remake de la célebre cinta de Brian de Palma), he empezado a recordar algunas de las bromas televisivas con cámara oculta más reseñables en materia de acojonar al personal y más crueles asín, en general. Y  he llegado a la conclusión de que la gran mayoría de las que poblaban mi pequeña antología personal procedían del país del Sol Naciente (capaz, por otra parte, de obsequiar al mundo con bizarradas de este calibre). Aquí tuvimos una primera aproximación al maravilloso mundo del catodicismo nipón con el añorado Humor Amarillo, si bien hay que reconocer que gran parte de su éxito procedía del doblaje (el de Telecinco, claro, no esa cosa que hicieron hace unos años en Cuatro), incluyendo una intro delirantemente (a la par que, paradójicamente, inocuamente) racista, inconcebible en cualquier otro país.  Abrimos boca echándole un vistazo al vídeo mencionado en primer lugar:

Lo cierto es que la broma está muy conseguida y creo que cualquiera mancharía el Abanderado en esa situación. Pero vayamos a lo que nos interesa: la cámara oculta de los japos..

100 contra 1

Probablemente, la broma con cámara oculta más conocida de las que nos han llegado de Japón, internet mediante. Ver a una marabunta de gente corriendo hacia ti sin saber por qué tiene que ser una experiencia genuinamente pavorosa. Para el que lo sufre, claro, para nosotros supone cómicos resultados.

Los despertadores son una mariconada

¿Tienes el sueño pesado? ¿Te cuesta despertarte por las mañanas? ¿Llegas tarde a clase o al trabajo con el «cinco minutos más»? Los japoneses tienen la solución: hacerte creer que la yakuza te ametralla a tutiplén, atarte la pierna a un caballo y echarlo a galopar o tirarte desde lo alto del tobogán de un parque acuático. Ni café ibas a necesitar.

Taxi Driver

Aquí nos quejamos de los taxistas, pero lo más que pueden hacerte es darte la brasa hablando sin parar, cobrarte de más o tener puesto a Jiménez Losantos. Podemos llorar con un ojo.

Letrinas voladoras

Nos alejamos un poco del terror y nos adentramos en el desconcierto más absoluto. Tanto los rostros poseídos por el primero como los dominados por el segundo son francamente impagables.

Spa en la nieve

En Japón no se puede bajar la guardia. Ninguna situación es lo suficientemente relajante (ni siquiera un café con leche en el equivalente a la Plaza Mayor) como para olvidarse de los enfermizos programadores televisivos que allí habitan ni de su cámara oculta.

Traumatizando de por vida a tus retoños por el lol

Terminamos esta pequeña recopilación de clásicos con unos firmes candidatos al premio de Padres del Año. Que sí, que los psicólogos infantiles serán caros, pero, ¿y lo que nos reímos?

¿Conocéis más bromas japonesas con cámara oculta que añadir a la lista?
A %d blogueros les gusta esto: